Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Síntomas de las alergias

Como el sistema inmunitario se encuentra repartido por todo nuestro organismo, las reacciones alérgicas desencadenadas provocan trastornos muy variados en función del lugar donde se produzca la reacción.

Rinitis

Es la inflamación de la mucosa nasal que produce síntomas como estornudos, congestión o goteo nasal, destilación acuosa, picor en la nariz. La rinitis alérgica puede ser causada por alérgenos como el polen, ácaros del polvo, mohos o epitelios de animales. La prevalencia y las causas de la rinitis alérgica son diferentes según las regiones y el tipo de hábitat. Las pruebas cutáneas de alergia identifican las causas de rinitis alérgica y sirven de guía al médico para el tratamiento.

Conjuntivitis

Es la inflamación de la membrana mucosa del ojo: la conjuntiva. La facilidad de exposición a determinados alérgenos y sus características anatómicas y fisiológicas condicionan que la conjuntiva sea la parte del ojo más afectada en las reacciones alérgicas.

Los alérgenos pueden llegar a la conjuntiva por vía aérea (alérgenos aerotransportados), por contacto (manos, aplicación de medicamentos) o por vía sanguínea. Las lágrimas ejercen un papel limpiador eliminando los alérgenos y los mediadores de la inflamación.

La molestia clave de la conjuntivitis alérgica es el picor, que permite la diferencia con la conjuntivitis bacteriana en la que son características las legañas matinales.

Dermatitis

La dermatitis de contacto es una afección de la piel en forma de eccema ocurrido como consecuencia del contacto con un agente externo. El mecanismo por el que se produce puede ser irritativo o tener un componente alérgico. Se manifiesta con enrojecimiento y picor en el área de contacto, que evoluciona con la aparición de vesículas. La rotura de las vesículas hace que las lesiones se extiendan a otras zonas. El 80% de estas reacciones son irritantes y el 20% tienen origen alérgico.

Las causas de la dermatitis de contacto son varias:

Metales como el níquel, que se encuentra en la mayoría de objetos que llevan un baño metálico como bisutería, relojes, monedas, etc.
El cromo presente en el cemento produce muchos problemas de eccema de manos en los obreros de la construcción.
Fragancias: estas sustancias se encuentran en muchos productos cosméticos como jabones, perfumes, productos de belleza, etc.
La aplicación de medicamentos tópicos como pomadas o cremas.
Las resinas, los colorantes y los químicos del caucho pueden también provocar dermatitis de contacto.

Sinusitis

Es la inflamación de los senos nasales como consecuencia de la exposición a un alergeno. Se manifiesta con cefaleas y dolor local al presionar el área en la que se ubica el seno afectado. También se asocia con alteraciones en el olfato y síntomas generales como fiebre o cansancio. Es difícil diferenciar sinusitis de la rinitis alérgica y del resfriado común. La característica diferencial de la rinitis alérgica es el picor nasal y la mucosidad acuosa, junto con estornudos y afectación de los ojos. En el resfriado los mocos son espesos y se produce un menor número de estornudos.

Urticaria

Es una reacción cutánea, algunas veces de tipo alérgico como consecuencia de distintos procesos inmunológicos e inflamatorios. La urticaria se manifiesta en forma de habones y ronchas color rojizo semejantes a las picaduras de mosquitos. Existen dos tipos de urticaria: la aguda, que dura horas o días, y la crónica, que evoluciona durante más de tres meses. La urticaria puede ser provocada por muchas causas, entre ellas por la ingestión de alimentos o de fármacos, o por picaduras de insectos. Su tratamiento es sólo preventivo y con antihistamínicos una vez desarrollado el cuadro.

Tos

Es la expresión de un mecanismo de defensa de la vía aérea frente a estímulos subyacentes y su tratamiento ha de dirigirse a la causa que produce esta tos y no a la tos en sí misma. La tos es un síntoma y no una enfermedad. Su finalidad es la eliminación de las secreciones situadas en las vías respiratorias. El asma y el goteo retronasal son dos causas muy comunes de la tos crónica, que se asocia a sinusitis y rinitis de causa alérgica e infecciosa.

Asma

Es un trastorno inflamatorio crónico de las vías respiratorias, que cursa con episodios frecurrentes de silbilancias (pitos o silbidos respiratorios), disnea, opresión torácica y tos (básicamente durante la noche y/o primeras horas de la madrugada). La inflamación provoca, además, una hiperreactividad bronquial, un aumento de la sensibilidad de las vías respiratorias, que reaccionan de forma desproporcionada ante una gran variedad de estímulos.

Las causas del asma son múltiples y muy variadas:

  • Exposición a alérgenos inhalados perennes como los ácaros del polvo, epitelios de animales, etc.; y alérgenos estacionales como el polen, cereales, árboles, esporas de hongos, etc.
  • Exposición a alérgenos alimentarios como la leche, huevos, pescados, frutos secos, etc.
  • Infecciones vírales ejercicio físico algunos fármacos como la aspirina y antiinflamatorios.
  • Algunos fármacos como la aspirina y antiinflamatorios.