Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Tratamientos de la alergia

Una vez diagnosticada la alergia, los tratamientos pueden ser múltiples:

Control ambiental

El primer paso a seguir por el paciente alérgico es la aplicación de medidas de control ambiental para evitar, en la medida de lo posible, el contacto con las sustancias que le provocan la alergia (alergenos).

Estas medidas reducen la exposición a los alergenos de los ácaros y pueden producir una mejoría significativa de los síntomas del paciente, tanto en niños como adultos.

Se ha demostrado, que cuanto más alérgico es el paciente, mayor es el beneficio que produce el uso de las medidas de control ambiental.

La sensibilización alérgica y la aparición de síntomas asmáticos en pacientes alérgicos está íntimamente relacionada con la cantidad de alergenos presentes en el medio ambiente. Y por eso es muy importante que se tomen todas las medidas necesarias para reducir la exposición a los alergenos tanto en niños como en adultos.

Todo lo que contribuya a la eliminación o disminución del contacto del paciente con las sustancias alergénicas a las que está sensibilizado contribuye a un mejor resultado del tratamiento prescrito por su médico y a una disminución de los síntomas alérgicos.

Medicamentos

Se emplean para aliviar los síntomas producidos por la rinitis o el asma. Se denominan medicamentos sintomáticos y entre ellos están los antihistamínicos, los corticoides, cromonas, betaadrenérgicos, teofilinas... Los medicamentos alivian los síntomas, pero no harán desaparecer la causa de su enfermedad.

Inmunoterapia

La inmunoterapia consiste en la administración de dosis pequeñas y crecientes del material alergénico al que el paciente está sensibilizado. El objetivo es disminuir los síntomas en posteriores exposiciones al alergeno causante. La administración se realiza generalmente por vía subcutánea, las vías alternativas a la inmunoterapia inyectada que han sido estudiadas y utilizadas hasta la actualidad son: oral, sublingual, nasal y bronquial. Y la duración del tratamiento es de 3 a 5 años en la mayoría de los casos.

La inmunoterapia esta indicada en casos de alergia causados por sensibilización a polen, ácaros del polvo, epitelios de animales, hongos y a los venenos de himenópteros. Con este tratamiento, además de aliviar los síntomas de la alergia y disminuir la cantidad de toma de medicamentos, modifica la evolución natural de la enfermedad.

La inmunoterapia es el único tratamiento que puede alterar el curso natural de las enfermedades alérgicas tal y como lo ha señalado la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La importancia de acabar el tratamiento de inmunoterapia contra la alergia