Usamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger información estadística. Si continua navegando, acepta su instalación y su uso. Puede cambiar la configuración u obtener más información acerca de nuestra política de cookies.

Consejos de prevención para recién nacidos y niños

La exposición a altas concentraciones de alérgenos durante los primeros meses de vida aumenta el riesgo de sensibilización a factores ambientales como pueden ser los ácaros.

Está demostrado que existe una predisposición genética a los padecimientos alérgicos:

Si uno de los progenitores es alérgico

Los hijos tienen un riesgo de padecer algún proceso alérgico superior al 50%

Si ambos de los progenitores són alérgicos

Los hijos tienen un riesgo de padecer algún proceso alérgico superior al 70%

Por esta razón, las medidas de control ambiental instauradas desde los primeros años de vida pueden ser un instrumento muy eficaz para reducir el desarrollo de los síntomas alérgicos en la infancia.